Logística de la automoción: del CKD al SKD

logistica de la automocion

La logística del sector de la automoción vive el momento de mayor crecimiento de los últimos años. Merece la pena detenerse a conocer algunos de los términos específicos que la diferencian, del CKD al SKD.

Particularidades de la logística de la automoción

Entre las particularidades de la logística de la automoción destaca la necesidad de utilizar servicios ‘just in time’ y un embalaje, en muchas ocasiones, específico. Carrocerías, revestimientos, motores y cajas de cambios, dispositivos electrónicos… en muchas ocasiones todo ello viaja hasta un lugar en el que se ensambla, pero su viaje no termina ahí, sino que pasa a formar parte de otras mercancías que, a su vez, terminarán en otro destino. Se estima que un 10% del coste de fabricación de cada vehículo corresponde a la logística necesaria para ello. Analizamos algunas denominaciones clave para entender el sector y sus particularidades.

CKD  

El sistema de envío CKD (cuyas siglas corresponden a ‘Complete Knock Down’) se basa en el envío de  un punto a otro de la cadena logística de elementos desmontados por completo. Los componentes de automoción determinados viajan desde la planta de fabricación hasta otra planta que se encuentre ubicada en otro país. Es en el punto de destino donde se realiza el ensamblaje de las piezas.

SKD  

El sistema de envío SKD o ‘Semi Knock Down’ se refiere al envío de piezas que están desmontadas parcialmente. Las piezas del automóvil se desmontan y se embalan de tal forma que puedan ser enviadas hasta otro lugar, normalmente una planta, en la que se montan y vuelven a reembalarse.

MKD

El MKD es un sistema de envío de carrocerías no terminadas de ensamblar (sus siglas son las de ‘Medium Knocked Down’), aunque sí puede presentar algún componente que haya sido ya pre-ensamblado. Las carrocerías con todos sus componentes insertados verán la luz en la planta de destino final, que casi siempre se encuentran en otro país.

Pull demand y protecciones

El transporte de mercancías en la industria de la automoción desempeña un papel fundamental como factor de productividad y competitividad. Los modelos de logística CKD, SKD y MKD sirven a las estrategias de las empresas automovilísticas, cada vez más orientadas al ‘pull demand’. Además de la fabricación de packaging a la medida de las necesidades de cada fabricante, es imprescindible proteger las diferentes piezas con materiales como espuma, foam, cartón o plástico, lo que debe siempre ir sumado a la más óptima sujección de los componentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *