Europa controlará el consumo y las emisiones de los camiones de transporte

camiones de transporte

El consumo de carburante, así como las emisiones de CO2 de los camiones de transporte, serán objeto de inspección por parte de la Unión Europea. El objetivo es reducir las emisiones un 20% en 2030.

Los camiones de transporte, bajo lupa

El Parlamento Europeo acaba de dar luz verde a las inspecciones de camiones de transporte, autobuses y autocares, con el fin de medir, mediante un sistema estandarizado, tanto sus emisiones de gases contaminantes como su consumo de carburante.

Medidas preventivas contra la contaminación

Las nuevas medidas anunciadas desde Bruselas tienen una intención preventiva, ya que se considera que el uso de camiones de transporte y otros vehículos de traslado de mercancías aumentará en un 60% en hasta 2050 en la Unión Europea. Con los datos en la mano, el transporte de mercancías está detrás de cerca del 20% de las emisiones totales, mientras que los coches particulares llegan hasta el 45%. La intención es equiparar las exigencias que se espera poner en marcha sobre los turismos a las que se demanden a los vehículos de mercancías. En el conjunto, el volumen total de emisiones a la atmósfera de todos los vehículos en circulación en Europa ha crecido un 19% en relación con los niveles que se daban en 1990. En la última década, las emisiones de CO2 provenientes de coches nuevos han vivido por primera vez un ascenso.

Colaboración de los fabricantes

Para la implantación de este sistema de evaluación de emisiones contaminantes y consumo de combustible los estados miembros requerirán la colaboración de los fabricantes de camiones de transporte. El procedimiento básico consistirá en que los estados miembros recopilarán información proveniente de los fabricantes y la unificarán bajo un mismo criterio para verificarla. Esa misma información estará en poder de la Comisión Europea y al mismo tiempo será accesible para los ciudadanos.

Aquellos fabricantes que no faciliten los datos requeridos o que no lo hagan de la forma correcta se someterán a sanciones de carácter administrativo de diferente gravedad. Como procedimiento adicional, se establecerá un sistema de vigilancia, aún por explicitar, para verificar que los vehículos de transporte emite las emisiones indicadas.

Datos preocupantes de todo el parque automovilístico

La Unión Europea pretende poner fin al alza de las emisiones por parte del conjunto de todo los vehículos que se está produciendo en los últimos años. Desde Bruselas se han fijado las exigencias de emisiones medias para los países miembros en 95 g/km para 2021 y en 66 g/km para 2030. En España, en 2017, las emisiones medias de dióxido de carbono de nuevos vehículos crecieron por vez primera en la última década. La cifra alcanzó los 116 g/km recorrido, cuando en 2016 la cifra se contuvo en 115 g/km recorrido. Todas estas medidas enlazan con las ya anunciadas por diferentes capitales europeas, lo que hace que, por ejemplo, el transporte por carretera en Madrid vaya a convivir con más inspecciones y controles. Las operaciones de carga y descarga de mercancía en la distribución urbana, en especial en ciudades como Madrid y Barcelona, están también en el punto de mira de las administraciones. En Madrid se prevé que en 2018 se ponga en marcha el proyecto ‘Life GySTRA’, una iniciativa para monitorizar la contaminación real de los vehículos y monitorizar los niveles de emisiones durante la circulación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *