Transporte de mercancías y ejercicio físico: descubre cómo puedes mantenerte en forma

transporte de mercancias

Las intensas jornadas de trabajo al volante inducen al sedentarismo. Sin embargo, el transporte de mercancías también es compatible con hábitos de vida saludables, incluido el ejercicio físico.

¿Ejercicio físico y transporte de mercancías? Es posible

La alimentación poco saludable, el sedentarismo y el estrés forman una combinación perjudicial para la salud de los conductores de transporte de mercancías. Ya hemos hablado de los transportistas de mercancía y su lucha contra el estrés como enfermedad laboral, y en esta ocasión queremos centrarnos en la importancia de adquirir hábitos de ejercicio físico con los que pueden prevenirse numerosas dolencias y enfermedades. A pesar de las muchas horas que todo transportista debe pasar sentado al volante, es posible llevar una vida activa, ejercitarse y hasta mantenerse en forma de una forma sencilla. Con poco tiempo y cierta orientación se pueden prevenir dolores habituales en cuello, espalda o brazos y combatir desde la obesidad hasta los problemas cardiovasculares.

Caminar o correr en los ‘tiempos muertos’

Es común que en el mundo del transporte de mercancía se produzcan periodos de tiempo en los que no hay actividad. Una buena forma de aprovecharlos es realizando paseos por los alrededores o, incluso, realizando pequeñas carreras. Para ello es aconsejable cargar en el vehículo lo imprescindible para realizar estos ejercicios con comodidad, como ropa de deporte y calzado deportivo. La ventaja de salir de la cabina y caminar o correr no es solo la puramente deportiva, sino que hace que se abandone la cabina y se despeje la mente. Si la zona de descanso es muy reducida o no es seguro pasear por los alrededores, puede incluso tomarse como referencia en vehículo y dar vueltas alrededor de él.

Ejercicios isométricos en la cabina

Aumentar la flexibilidad de las articulaciones y conservar el tono muscular es imprescindible para mantener esqueleto y músculos en buenas condiciones. La zona lumbar de la espalda, los hombros, los deltoides y las cervicales son partes del cuerpo que sufren especialmente las largas jornadas de trabajo al volante de un vehículo de transporte de mercancía. La buena noticia es que gracias a los ejercicios isométricos no es necesario ni salir de la cabina para ejercitar los músculos. Consisten en contraer los músculos de 5 a 10 segundos (aunque esta duración puede ir aumentando) y luego relajarlos. Ejemplo de ellos son los encogimientos de hombros o las compresiones abdominales. También se pueden contraer sucesivamente los glúteos y los muslos.

Si tienes espacio en el camión, aprovéchalo

No se trata de que traslades un pequeño gimnasio contigo en el camión, ni mucho menos. Pero si tienes algo de espacio, puede que puedas viajar con una esterilla y un par de mancuernas. Si tienes esa fortuna, aprovecha para realizar estiramientos completos, ejercicios de abdominales y planchas o levantamientos de pesos. Puedes proponerte una rutina que incluya sentadillas, fondos, flexiones de brazos o, si puedes apoyarte en una superficie que haga de banco, flexiones dorsales. Planifica cada semana tu pequeño entrenamiento y no olvides prestar especial atención a realizar bien la técnica, para lo que puedes consultar numerosos tutoriales en revistas y en Internet. Conviene ir cambiando de rutinas de ejercicios de vez en cuando para trabajar diferentes partes del cuerpo.

La alimentación, otro factor determinante

Con el incremento del ejercicio físico diario es común que aumente la sensación de sed y hambre. Es una buena oportunidad para establecer hábitos saludables, descartando el consumo de alimentos poco recomendables como snacks, comida rápida y, en general, productos procesados. En cuanto a las bebidas, es aconsejable descartar las azucaradas, como los refrescos y muchos zumos, así como otras carbonatadas. Es aconsejable realizar 5 comidas al día, con especial preferencia por las frutas y verduras. Debido a la naturaleza del trabajo en el transporte de mercancías no se recomiendan las comidas copiosas, ya que pueden provocar somnolencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *