Transporte de palets por una carretera fotovoltaica, ¿es posible?

transporte de palets por carretera

La búsqueda de energías alternativas y limpias conduce hacia soluciones innovadoras. Las carreteras con tecnología fotovoltaicas ya han visto la luz como prototipos, pero, ¿serán el futuro para el transporte de palets por carretera?.

Transporte por carretera solar

El año 2017 comenzó con una noticia que puso patas arriba el mundo del transporte y de las energías renovables. El Gobierno de Francia llevó a la práctica en la región de Normandía un proyecto pionero; el primer tramo de vía basado en energía solar del que se tenía constancia en el mundo. En total fueron cerca de 1.000 metros revestidos de placas fotovoltaicas con las que se obtuvo energía para satisfacer la demanda de una ciudad cercana de 5.000 habitantes.

Autonomía energética

De acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente francés, solo con el asfaltado con placas fotovoltaicas del 25% del millón de carreteras del país se obtendría suficiente energía como para lograr la autonomía energética de la nación. Estos paneles solares, concebidos para aguantar el peso de cualquier tipo de vehículo (lo que incluye camiones de transporte de palets por carretera), está basado en células construidas con materiales semiconductores. De este modo la energía solar se transforma en energía eléctrica, lo que permitiría dar una solución al fin de las energías fósiles.

Sobre las vías ya construidas y con la misma adherencia

Unas de las ventajas que los defensores de estas carreteras solares ponen encima de la mesa es que los paneles de captación de energía solar no requieren la construcción de nuevas carreteras, con el impacto ecológico que ello supondría, sino que se ponen encima del asfalto de las vías ya existentes. También despejan dudas sobre la adherencia de los neumáticos, en especial en el caso de grandes camiones como los que realizan el transporte de palets por carretera; la adherencia es la misma con las placas instaladas.

Uso durante el 80-90% del tiempo

En el análisis del uso de estas placas fotovoltaicas se ha comprobado que durante el 80-90% del tiempo de cada día las carreteras son capaces de recoger la energía solar, ya que los vehículos solo las ocupan durante el resto del tiempo. Esto evita tener que ocupar con placas los espacios agrícolas o realizar agresivas alteraciones en el entorno natural.

El alto coste, principal inconveniente

Aunque el ejecutivo galo tiene previsto hacer extensible hasta 2021 este prototipo hasta contar con una red de 1.000 kilómetros a lo largo de toda Francia, el principal inconveniente al que se enfrenta es el del alto coste de su construcción y mantenimiento. La circulación de coches particulares y el transporte de palets por carretera quizá tenga que espera más de lo previsto. El kilómetros que se empleó como prototipo tuvo un coste de inversión de 5 millones de euros, lo que ha valido la crítica de varias asociaciones ecologistas. Y los datos parecen dar la razón a algunos de esos reproches; mientras que el precio del kilovatio que se produce en la instalación fotovoltaica del tejado de una casa es de 1,3 euros, en el caso de estas carreteras solares asciende hasta los 17 euros.

La promotores de esta iniciativa desarrollan un proyecto de alta capacidad innovadora, basado en la eficiencia. A pesar de que para su puesta en marcha ha sido necesaria una fuerte inversión, han asegurado que el coste se irá abaratando al mismo tiempo que crezca la producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *