Tres innovaciones en los camiones que ayudan a cuidar el medio ambiente

innovaciones medio ambiente

La conciencia sobre la importancia que tiene cuidar el medio ambiente cobra fuerza entre los fabricantes de vehículos comerciales. Descubre tres innovaciones sorprendentes.

 Cuidar el medio ambiente gracias a la innovación

La emisión de gases contaminantes a la atmósfera, producto de la combustión de los motores, es una de las causas del cambio climático. Consciente de ello y alentada por las administración públicas, que quiere cumplir con objetivos como los que plantea el Protocolo de Kioto, la industria del transporte industrial por carretera se ha puesto manos a la obra en busca de formas más ecológicas de trasladar las cargas.

La innovación es la mejor aliada para conseguir ese objetivo. Poco a poco, los nuevos combustibles dejan de ser una quimera para transformarse en realidad; como en el caso del gas natural, el biodiesel o el diésel ultra bajo en azufre, además de otras alternativas, como el licuado de petróleo o los biocombustibles. Gracias a la innovación se fabrican también vehículos menos pesados, en los que los antiguos materiales se sustituyen por termoplásticos y aluminio. Estas mejoras se aplican ya en muchos casos, pero también existen otras menos implantadas y aún más novedosas, que pueden extenderse en los próximos años:

Cáscara de arroz para fabricar neumáticos

Un material en principio tan inesperado puede tener mucho que decir en la fabricación de neumáticos. La cáscara de arroz, que en condiciones normales se deshecha, puede convertirse en esencial cuando se combina con el caucho. El sílice que se obtiene de sus cenizas es capaz de minimizar el rozamiento que se produce entre la rueda y el asfalto, lo que genera un ahorro de combustible y hace la circulación más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. El fabricante que trabaja en este proyecto, Goodyear, parece haber dado en el clavo con un material biodegradable y que ya desde el proceso de fabricación es más ecológico.

Recarga de la batería durante el frenado

Recuperar parte de la energía que se genera cuando los frenos actúan sobre las ruedas es una innovación que se desarrolló para los coches de Fórmula 1. Su eficiencia ha hecho que sean varios los fabricantes de vehículos industriales que trabajen para extrapolarla a los camiones. Volvo, Scania, MAN y Mercedes-Benz son algunas de ellas.

El fundamento de este avance es que los vehículos sean capaces de recargar sus baterías durante los momentos de frenado, de forma que se pueda circular con la parte térmica del motor en tramos llanos y descendentes de la carretera. Las estimaciones son de que se puedan mover más de 12 toneladas con una autonomía de hasta 200 kilómetros y se habla de una fecha de implantación cercana a 2020.

Hibridación antes de que llegue el camión eléctrico

Tesla, Mercedes-Benz y Nikola Motors son tres de las compañías más punteras en la apuesta por el camión eléctrico. Todas se encuentran en una fase de pruebas de este tipo de vehículos, cuyas principales ventajas son una reducción drástica de las emisiones contaminantes y una reducción de la contaminación acústica.

Mientras tanto, fabricantes como DAF o Volvo están desarrollando modelos híbridos, en los que se aprovechan las ventajas de la electricidad sin, de momento, dejar de usar por completo la utilización de combustibles tradicionales. La ventaja es que aumentan la autonomía y resuelven uno de los principales inconvenientes para la implantación de los vehículos completamente eléctricos, la falta de puntos de recarga a lo largo de una ruta de muchos kilómetros por carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *